Boomerang

Un día decides cerrar un libro lleno de recuerdos y con diversos personajes; protagonistas de varias historias a los que intentas sellar en el olvido. Sin embargo, al cabo de un tiempo, ese libro recae en tus manos sin previo aviso…

Cuántas veces nos habremos despedido de una persona pensando en que sería la última vez que os veríais y de repente un simple ‘hola’ salió de vuestras bocas al reencuentro. Ya no sólo se trata de un ser querido, hablamos de otra situación… Personas que en el pasado fueron muy importantes o parecieron serlo y de la noche a la mañana salieron de tu vida dejando un puñal tras su marcha, personas que escribieron un capítulo con final feliz, para acabar cerrando el libro con tachones y borrones.

Un libro que lanzamos al vacío en un momento de calentón y desesperación, y que vuelve a nosotros como si de un boomerang se tratase. Todas esas historias que dimos por terminadas, vuelven a la portada de nuestra vida, a pesar de que aparentemente no haya sitio para ellas, pero se lo buscan.

Probablemente el desconcierto se apodere de ti los primeros días y no sepas cómo reaccionar ni con qué finalidad ese libro vuelve a la estantería de tu vida. Dicen que cada persona tiene una lección que enseñarnos en la vida y que cuando cumplen con su cometido, pueden irse libremente, pero ¿y si todavía no aprendiste esa lección? ¿Y si tienen algo nuevo que enseñarte?

Bailemos entre las líneas, mimemos el poder que tienen las palabras y disfrutemos de la redacción más emocionante de nuestra vida: la magia de los protagonistas y antagonistas.