23 de abril

Olores inconfundibles,

tacto directo al corazón.

Historias de seres invisibles

que comparten vida con la razón.

 

Ideas abandonadas en busca de bombillas,

el cajón desastre de toda una vida.

Quién tiene la luz en forma de grafía

para esta página en blanco sin salida.

 

Unos los escriben, otros los leen,

pero siempre hay más de un motivo

para que por tu mente viaje lo que tus ojos ven.

 

Nunca fui una persona de calendarios,

pero en días como éste te escribo

este post como velas de aniversario.